lunes, 30 de julio de 2012

A veces las páginas del libro se abren hacia atrás, y la tormenta del ángel de Wenjamin nos asoma por encima del espejo y sus galernas

Los faros marcan el cielo: no son ya para los barcos, sino para que sepamos que alguna vez existieron iluminando la noche y los arrecifes. Ahora, perdidos en la nada, se asoman al abismo. Mientras, nosotros, recordamos el pasado, el imposible pasado.

C2

jueves, 26 de julio de 2012

(Foto enviada) La crucifixión elige las cadenas como medallas en la noche de Santiago de Chile

Así existen ceremonias en el Fin de Imperio, y, nosotros, cónsules y patricios, espectadores del dolor y la lujuria, permanecemos sentados, tranquilos. Pero el cabalgar de los bárbaros en las fronteras terminará espantando a las águilas del corazón de Roma.

C2

lunes, 23 de julio de 2012

Las historias del corazón suben y bajan por la Escala de Jacob: los diablos torturan en cada escalón


Qué diablos te arrastran, detienen tu paso hacia la Luz? No hay en el Libro (Génesis 28,11-19) más esclavas que vosotras, lámparas encendidas de la noche despierta? Dirá ella: "Por placer o dolor quiero ir allá/ un ángel venga a mí para llevarme a Ti".

C2

viernes, 20 de julio de 2012

A veces la isla de Circe y la de Itaca tienen semejanzas y ya habló Proust de dos caminos que sólo el recuerdo hacía diferentes

Es el camino que hacemos a las altas horas de la madrugada, y entonces el tiempo parece permanecer detenido. Y de la misma manera que en el cielo se confunden las estrellas y en nuestra mirada ya no existen los millones de años que las separan, así las marcas de fuego de nuestras princesas parecen relumbrar, unidas, en una sola y desesperada noche.

C2

lunes, 16 de julio de 2012

Ella me enseña su colección de ediciones de Alice, y la noche tiene luz recién estrenada

Los sueños de Alice atraviesan el tiempo, nos envuelven como alas de papel y cera para cruzar el cielo de nuestros sueños. Pero en el jardín de los Finzi-Contini llegará el invierno de la nieve y los días de los últimos recuerdos.

C2

domingo, 15 de julio de 2012

El pasillo del autoconocimiento tiene recovecos siempre en obras

Las manos de uñas verdes se extienden y se abren. No existen posiciones que no sean de entrega. Porque construimos para la nada y el viento, y los dedos intentan escribir nuestros nombres en los desfiladeros de hielo donde nos precipitamos todos los días.

C2

viernes, 13 de julio de 2012

Cuando Alice quiere jugar a la reina y las lágrimas rompen el espejo

En Bizancio las emperatrices teñían de la púrpura prohibida sus túnicas de iniciación en los ritos de la Luna. Y así ellas, atrapadas en el laberinto de los minotauros, avanzaban hacia el Baalbek de su corazón. Pero entonces, dime, princesa, dónde despertaremos tras el sueño de los párpados?

C2

sábado, 7 de julio de 2012

Nunca veremos lo que espiamos. Nuestra cámara no conocerá a Alice. Elegimos aquello que, escondido, no vemos.


Lo que intentamos cazar, apartar del destino de la realidad, atrapar en el álbum amarillo de los recuerdos... Pero acaso somos el Emperador que envió sus ejércitos a luchar contra muerte? Nada en los días de verano deja de hablar de la Lotería de Babilonia. Ni siquiera tú.

C2

lunes, 2 de julio de 2012

"Ahora víctima por un momento..." (Sade). O el claroscuro de las habitaciones en sesión.

Las ciudades y los cuerpos pueden ser oscuros, pues nada entenderíamos de la luz sin su ocasional ausencia. Pero, atención, la oscuridad a veces no es la falta de luz, sino la presencia por ella misma del otro lado de lo blanco: ese lugar del espejo donde vive permanentemente nuestra Alice.

C2