miércoles, 31 de octubre de 2012

"No habrá nunca una puerta. Estás adentro. Y el alcázar abarca el universo", afirmó Borges sobre el laberinto de la belleza.

Los diminutos juguetes que llevaba Carroll cuando invitaba a su amigas a los hoteles de la costa. Las habitaciones que alguna vez, ¿o no?, conoceremos en el puerto de Lisboa, donde ella realizará sus ritos prohibidos. Los jardines de fintas contínuas que soñamos en la Ferrara eterna. Y así, en los túneles de José Bonaparte iremos de palacio en palacio, tras las huellas para siempre perdidas de Céline.

C2

lunes, 22 de octubre de 2012

En tiempos de confusión, retírate al castillo interior: placeres y dolores déjalos fuera en ese exterior que nunca te pertenecerá

Así, observamos ese exterior perfecto, pero que seguramente perecerá mañana o pasado, Y de este modo, si lo miramos bien, tendremos una doble enseñanza, que en la juventud parece contradictoria: la perfección del segundo que pasa, pero también su destino de cambio, destrucción y olvido. Con la ceniza de Paracelso en la mano, aprendemos el significado de las Itacas.

C2

martes, 16 de octubre de 2012

En el sueño se nos muestra la urgencia del viaje y la proximidad de la última estación

Días de sueños donde nos enviamos mensajeros del zar a nosotros mismos. Hoy es ella la que nos propone un viaje urgente, para el que apenas se necesitan equipajes. Nosotros aceptamos. Y así, como quien está preparado, diría K., aceptamos el destino.

C2

lunes, 8 de octubre de 2012

Ese espacio/espejo de tiempo eterno por el que hacemos las fotografías

Ella, en esta primera sesión por webcam, obedece siempre. Y el tiempo parece detenerse en los gemidos y los gritos. Y así, ella es nuestra guía en los Círculos del Infierno, en los hielos donde  Frankenstein saluda, saluda siempre, al Titánic del corazón.

C2

martes, 2 de octubre de 2012

La oscilación del cuerpo mientras introduce la llave del montacargas o, quizá, los deseos son así, como brillos en la noche

La mano, atada por la cadena de la llave, no es la que lleva el gato. Ni las botas nos hablan de piratas del Caribe. Porque a veces el cuerpo invade el atardecer en una fiesta con globos negros y cuerpos blancos, mientras los recuerdos de los lugares queridos se van difuminando en la noche de las almas.

C2