viernes, 15 de marzo de 2013

Al otro lado del espejo quizá vemos el cuerpo atado, pero ¿nos haremos la pregunta del filósofo?

Nada de las alas del cisne en el hielo del estanque. Dime, en cambio, noticias de las tiendas nocturnas y sus habitantes. Luego, en el dique de la madera recordaremos el temblar de los labios y los gritos acallados de las sesiones primeras, antes que de que hablara Montaigne.

C2

No hay comentarios: