miércoles, 26 de junio de 2013

El cuerpo es un espejo donde el deseo y el fetiche se encuentran: un mapa de islas escondidas donde Morgan quizá escondió el cofre de Maracaibo.

Es la mirada y la mano que señalan el fetiche. Tu mirada, en la distancia del medio metro que no cruzará la tortuga de Aquiles, ve el acero cruzando la superficie del azogue, allí donde la piel toma la forma de los sueños y la densidad de la sal en los mares griegos y últimos.

C2

No hay comentarios: