martes, 5 de enero de 2016

Una noche cargada de recuerdos: el cilicio que ella hizo y me regaló.

Una Alicia de jabón de Londres, un vasito de Neuschwanstein y Luis II, una pipa de espuma de mar de Washington, una caja de cristal coloreado de Alemania, una caracola de los mares de nuestro Sur, un Diablo-Sileno de Ginebra...y tu cilicio.  

C2