jueves, 22 de septiembre de 2016

La pregunta está en el viento (variatio). Y también en los muros que cierran o abren el Paraíso

"Altas y sólidas murallas", escribirá Kavafis en su poema "Murallas" (en 1911). Pero no, parecen sólidas, pero el viento y los pájaros las atraviesan. Era un malentendido, una visión de los ojos acostumbrados a la piedra y al cristal.

C2

viernes, 2 de septiembre de 2016

Hay ciertas escaleras donde "todo es imaginable", como decía Sade

Escaleras donde una impensable curva nos permite encontrar, tan cerca de la calle, un recodo de invisibilidad; escaleras de mármol antiguo ya sin alfombra (quedan las marcas de los hierros que la sujetaron) y así imaginamos que los pies descalzos vienen a sentir el placer de la esclavitud; escaleras de pasamanos de caoba salvados del destino y la historia, como los recuerdos que ahora nos invaden. 

C2

lunes, 29 de agosto de 2016

Tiempo de alboradas, cuando la ciudad abre la puerta de nuestros ojos y nuestro corazón

Súbitamente, la ciudad se transforma en un puente de luz y de sombras que une la noche y el día. Un espejo por el que caminamos escuchando una voz que nos toma, que nos posee, nos guía por los espejos ardientes de Dante, y nos devuelve una mañana nueva, con ese sonido dulce de las pequeñas  campanas de plata de los valles del Rhin. Allí, sí, en las escaleras donde nos encontramos, más allá del Faro del Fin del Mundo.

C2

jueves, 4 de agosto de 2016

"Ha pasado mucha agua bajo el puente", dice Sam a Ilsa en Casablanca. Ahora toca cruzar otros puentes.

Mantenemos la imagen del personaje de Kipling, con la corona de otro, balanceándose sobre el puente de "El hombre que pudo reinar". Puentes que son símbolos de tránsito, de ritos de pasaje, de búsqueda...en bosques, playas y jardines. A veces dentro de nosotros mismos, y donde quizá permanecemos en su mitad esperando lo inesperado de la otra orilla. Y allí, entre el cielo y el infierno, nosotros, en el recuerdo, en el presente y en el futuro..

C2

domingo, 31 de julio de 2016

Carroll pensaba en lo que pensaria Alicia recorriendo el túnel del otro país...

El túnel al país de las maravillas lo tenemos dentro, lo hacemos día a día, avanzando y retrocediendo por él, a veces caminando paso a paso y a veces con la rapidez alada de Aquiles. En ocasiones, está en nuestra memoria, en nuestra imaginación o en nuestro deseo. Y mientras veamos el túnel, lo sintamos dentro de nosotros, lo deseemos, seguiremos estando en nuestro camino, el que una vez elegimos.  

C2

miércoles, 20 de julio de 2016

"El dulce canto de los pájaros de lejos" ("Douz chans d´auzels de loing", Jaufré Rudel)

La distancia se transforma en puente sobre el abismo temporal en los versos de trovadores y minnesingers, porque es nuestra pasión la que da cuerpo a nuestras sombras, piedra de toque en el atanor del alquimista, como aquel que viviera en el relato de Borges, aquel que solo necesitaba nuestra fe para convertir la ceniza de una rosa...en rosa.  C2

jueves, 7 de julio de 2016

Glicina sobre una pérgola en julio, en el parque de la Bombilla, una mañana de lluvia.

Los jardines son, a veces, lugares donde uno mantiene conversaciones por teléfono. Allí, la distancia parece reducirse, casi desaparecer, y uno tiende a no mirar al lado para que no aparezca la sombra de la persona con la que habla. De repente, la conversación termina. Y en ese momento crecen árboles y arbustos junto a nosotros, como si surgieran de la nada. Porque, efectivamente, antes no existían, solo había esa voz que nos arrastraba por encima de ciudades y de campos hasta un cuerpo y unos labios.  C2

viernes, 1 de julio de 2016

"Sous l´antique désert et les palmiers heureux" (M)

Escribió Mallarmé sobre Herodías, madre de Salomé, y también uno de mis poemas favoritos, "El cisne", y mencionó en un poema sobre el verano este verso de "bajo el antiguo desierto y las palmeras felices". Y en esta noche que Carmen Fox me envía desde Cádiz esa imagen de las palmeras, en una ciudad que se bebe el poniente, yo fuerzo los colores de la fotografía, uniendo su mirada y la mía, bajo las palmeras felices. C2

lunes, 20 de junio de 2016

Los recuerdos son un túnel



Túneles de trenes antiguos que dejaban carbonilla en la cara. Túneles de aquel gran topo de Kafka. Túneles de la tortura de la rata en el pecho. Túneles que abrimos todos los dias para que entre la luz. Túneles donde ella se cambia de ropa, para aparecer como princesa o esclava, cuando aparece la luz de la realidad. C2

 

martes, 7 de junio de 2016

¿Por qué unas pinzas me hicieron pensar en Lot y en su mirada a la mujer de sal?


A veces se lee la historia bíblica de Lot. La imagen de su mujer, convertida en sal al mirar la destrucción de Sodoma y Gomorra, ha dado lugar a una metáfora que se ha usado durante siglos. Pero, por un momento, no me intrigó tanto la mirada de la mujer, como la de él mismo. ¿Miraría a su mujer o no? No se habla nada de sus sentimientos, como si allí no hubiera pasado nada, o se hubiera librado al fin quizá de una mujer tentada por las gomorritas. ¿Quizá ella intentó recordar a alguna amante prohibida? Busqué datos sobre el tema y encontré dos hermosos poemas sobre este tema: uno de Anna Ajmátova, y otro de Wislawa Szymborska. Pensé también en ese momento en que uno pone pinzas a la sumisa, y ésta se convierte en estatua, quieta, quizá pensativa. ¿Qué mira, qué siente más allá del dolor? ¿También mirará atrás en su vida?

Versos del poema de Ajmátova: "Pero mi corazón no olvida/ a la que dio la vida por una mirada".
Versos del poema de Szymborska: "(miré atrás...) Por la súbita certeza de que, si muriera/ ni siquiera se habría detenido./Por la desobediencia de los sumisos"
 
C2

 
 

miércoles, 1 de junio de 2016

La significativa levedad de los ángeles que protegen el mar

Cuando era niño me fascinaban las escolleras artificiales construidas con cubos de hormigón frente al Cantábrico, como ejércitos de las Termópilas resistiendo desafiantes al Jerjes infinito del mar. Parecían inatacablemente fuertes, pero era consciente de que cada invierno tenían que añadir más guerreros para que no desapareciera aquel rompeolas. Fuera como fuera aquella barrera ejercía interés en mi imaginación. Pasaron los años y de repente un día volví a ver algo semejante frente al Atlántico. No sabía en ese momento qué me empujó a fotografiar ese paisaje una y otra vez. Ahora lo he comprendido: rompeolas somos contra el destino y así, en esta obra de nosotros mismos y de nuestro corazón, tomamos posesión de los cruceros que vendrán a nuestros puertos, a los que llamamos Alejandría.

C2

sábado, 14 de mayo de 2016

Quizá la única isla del tesoro sea uno mismo, allí donde están las playas de la memoria y las huellas de las personas amadas

Quedan tus huellas sobre la playa. Tomas mi imagen. Parece que va a llover y el mar te atrae, y quieres acercarte a él, pero antes está la fotografía de quien revuelve la arena con los pies. Y así, luego, la cámara se convierte en mi mirada que te sigue, que continua tu camino, tan sin prisas que parece que no andas, que te deslizas como una ola por mi vida

C2

lunes, 9 de mayo de 2016

"La glorie des cités dans le soleil couchant" ("La gloria de las ciudades en el sol poniente"). Baudelaire

Los viajeros observan su sombra sobre la arena. Y el viento les trae a los labios sabor a mar y también esos besos dados que son como hojas, que se renuevan en cada encuentro, como estaciones primaverales en los árboles frutales. Y así rezamos al presente, obedeciendo a los dioses recién nacidos que nos trae cada mañana de la vida. 

C2

jueves, 5 de mayo de 2016

"Je pense aux matelots oubliés dans une île" (pienso en los marineros olvidados en una isla). Baudelaire

Nunca se olvida el olor a mar de los puertos, ni esa forma de quilla de barco que toman las casas cuando se asoman a la mar. Y nuestra memoria vuelve y revuelve hacia esa posada del Almirante Benhow, de Stevenson ("La Isla del Tesoro"). Del piano que hace olas y pulsos de sangre en la taberna cantada por Lluis Llach ("A la taverna del mar"), o en ese eterno gemido de Jacques Brel, cuando nos habla de esos "marineros que duermen como oriflamas caídas", en "Amsterdam".

Así, este recuerdo se erige como faro de la memoria, como nautilus del fin del mundo, como lo que el mar nos abandona entre los brazos, como la mirada de las sirenas naufragando en el orgasmo de los marineros que vuelan sobre el océano.

PD: https://es.wikipedia.org/wiki/La_isla_del_tesoro    https://www.youtube.com/watch?v=eFPGGVzK4Xs   https://www.youtube.com/watch?v=7zyycg7G0hY

C2

lunes, 2 de mayo de 2016

Luces del Sur y las palabras de Mallarmé: "Sous l´antique désert et les palmiers heureux!"

A veces uno recuerda aquella novela "La palmeras salvajes" de Faulkner, traducida por Borges, y piensa en aquellas palmeras que han ido marcando mi vida: esa extrañeza que me producían en los jardines de Bilbao, su conversión en bosque en Alicante, internas en plazas marítimas de Barcelona, perdidas entre olivos en Jaén, transmutadas en egipcias en el templo de Debod de Madrid, creando sombras en las murallas de Jerez...Y aquí, al fin, compitiendo con las luces casi orientales del Sur.

C2

domingo, 1 de mayo de 2016

Balneario de almas o cuando decimos con palabras de Pessoa: “Qué difícil es no ver sino lo visible”.


El mar es la muerte y la vida, donde sentimos “tant de sommeil sous un voile de flamme” (“tanto sueño bajo un velo de llama”, Valéry). La vida es una sucesiva llegada a playas, de las que nos marcharemos  con sal en los ojos, y en nuestra memoria esos versos sobre la enfermedad de los ojos que escribía Saint-John Perse: “O sabre de Strogoff à hauteur de nos cils!” (“¡oh sable de Strogoff a la altura de nuestras pestañas”), porque llevamos el mensaje de un muerto hacia tropas que no nos esperan. Pero asi, allí donde se duerme sobre las olas, descansamos, tenemos placer, nos reencontramos, porque existen balnearios de almas, donde daremos sentido al dolor de nuestro corazón.  

C2

viernes, 22 de abril de 2016

Ibn Hazm nos habla del collar y de que todas las batallas son perdidas salvo las del amor

Fiel a la causa de los últimos omeyas, Ibn Hazm escribió que el alma busca las formas bellas, y que si en ellas encuentra "algo de su propia naturaleza" surge el amor. Haciendo, así, radicar el amor en la esencia especular de la mirada, y entonces se abrirán las alas que nos hacen volar hacia el infinito, aunque a veces la sombra de Mallarmé y los vuelos que no han sido o quizá la mirada infinitamente triste del Angel de la Historia de Benjamin conviertan el cielo en la última bandera pirata. 

C2

jueves, 14 de abril de 2016

Hemos construido un dique en la playa para escuchar el oleaje durante nuestro sueño

Y así ella permanece sujeta, atada a las corrientes submarinas, hipótesis de color del capitán Nemo, y quizá por ello los faros del fin del mundo nos anuncian ahora la llegada a Alejandría de la flota de los espejos con velas oscuras.

C2

martes, 12 de abril de 2016

Llega abril, y es otro Eliot en el que pensamos, aquél que afirmaba que "sólo a través del tiempo se conquista el tiempo".

Viajes de dunas, de balnearios que se perfilan blancos en el mar sobre el que andamos, de vistas de nubes a través de cristales, de la diana marcada de corazones elipses. Y los cuerpos que retornan bajo la lluvia a ese "disturbance of the spring".

C2

viernes, 1 de abril de 2016

La palmera, metáfora antigua de la vida de los justos, y para mí señal de la libertad, aunque la veamos a través de los barrotes de lo real.

En ocasiones nos preguntamos si el horizonte nos muestra las primeras o las últimas luces. Qué neblina arrastran las alas de los ángeles o de los demonios, y si el imperio de la luz de Magritte nos mostrará el comienzo del día o será la bandera de su final.  C2

jueves, 17 de marzo de 2016

Alicia frente al mar. (para C.F frente a su mar)


 

 
Hay una caracola en la playa, y Alicia está frente al mar,

y ella se pregunta si son lágrimas o son olas,

de esas que siempre han movido su vida,

de un lado para otro, y que han dejado

su piel marcada y sus ojos llenos de recuerdos

que a veces le duelen como balas de plata en el corazón.

 

Allí, junto a  los baluartes que vencieron a Drake,

Alicia se interroga, mueve sus pies sobre la arena,

siente las cadenas que atan sus tobilleras, y recuerda

habitaciones llenas de luz y de deseo,

cuando el placer se une al dolor y escriben unidos en la piel.

 

Porque Alicia siempre está frente al mar,

con el mapa de la isla del tesoro en su mano,

y envuelta en la bandera de sus sueños,

recordando el día en que eligió la libertad

y esa jaula que tiene siempre, siempre, la puerta abierta al mar.

C2

 

 

 

 

domingo, 6 de marzo de 2016

Lo único y lo plural: "Así es el curso de la vida, esta es mi selva". Ezra Pound

El libro compuesto de hojas, la biblioteca compuesta de libros. Lector y lectores. ¿Dónde está la unidad? ¿Existe, al fin, lo que alguna vez pensamos único? ¿O acaso tampoco la pluralidad sea más real que el corazón en el cuerpo cuando lo abre un cirujano... y todos los espejos del mundo lo reflejan?

C2

viernes, 19 de febrero de 2016

Esbozo de relato oblicuo: el ascensor (para mi Cómplice)


Si alguien le hubiera hecho una foto por dentro, la imagen sería brillante, con mucha luz por los metales. Allí ella se veía con su amante. Yo lo sabía desde hace meses. Quedaban los viernes, antes de que llegara su marido. Ella salía de su casa cuando él la debía llamar o avisar de que ya era el momento. Se abría el ascensor y ellos bloqueaban la puerta con un pañuelo para que nadie lo pudiera llamar. Y por ese pequeño hueco yo los veía. La puerta de mi casa estaba justo enfrente y yo por la mirilla tenía delante la pequeña grieta de la puerta del ascensor, que mostraba apenas, pero todavía perceptiblemente, el cuerpo de ella arrodillado y haciendo oscilar su cabeza contra el pantalón de él, que oprimía con su mano el pelo revuelto y salvaje de ella. El proceso era sencillo, como un ritual. Ella entraba, se arrodillaba, cumplía su función, y luego se levantaba y salía. Yo tengo la sensación de que lo tragaba, porque ni él sacaba ningún pañuelo ni luego quedaban restos en el ascensor, cosa que más de una vez comprobé cuando ya no estaban. Lo que no tengo claro es él la pagaba o no. O sólo con aquella escena ella ya se excitaba lo suficiente como para que siguiera haciéndolo todos los viernes. Hoy es el día en que les toca verse, y yo ya estoy preparado. La veo salir a ella y encaminarse lentamente hacia la puerta del ascensor. Me gustaría avisarla, pero mi sitio es solo la mirilla, porque cuando él abrió la puerta, y ella no le podía todavía ver, me dio la impresión que escondía tras la chaqueta una navaja abierta. En todo caso y pase lo que pase no me retiraré de la mirilla.    C2

domingo, 7 de febrero de 2016

Cuando Alicia despertó, tras su viaje por el mundo subterráneo, vio que delante de ella estaba el horizonte

Hay un momento en que nos encontramos ante el abismo. Pero, atención, luego vemos un puente de tablas que une las dos orillas, y poco a poco vamos avanzando por él. Y sabemos que los jardines nocturnos, las piscinas del deseo, los bosques y sus rituales, son el sendero que el destino nos ofrece para alcanzar los reinos de Argantonio y sus barcos, con sus cargas de plata como piel en la noche, rumbo hacia la Roma consular.   C2

domingo, 31 de enero de 2016

Cuando los relojes toman la forma de pájaros de arena


Huellas tuyas en el desierto, allí donde las sombras se alargan en la mañana de los sentidos.  Días de silencio, de gotear de sensaciones, de dolor, de frío que entra por la ventana y nos avisa del invierno inevitable.  Pero también de hielo que se quiebra bajo la voluntad del hacha y que ilumina el oro que las almas comparten y desean.   C2

martes, 5 de enero de 2016

Una noche cargada de recuerdos: el cilicio que ella hizo y me regaló.

Una Alicia de jabón de Londres, un vasito de Neuschwanstein y Luis II, una pipa de espuma de mar de Washington, una caja de cristal coloreado de Alemania, una caracola de los mares de nuestro Sur, un Diablo-Sileno de Ginebra...y tu cilicio.  

C2

jueves, 31 de diciembre de 2015

Hacia 2016


Cada año es como una aventura, con sus subidas al Sinaí y sus viajes a Africa. Deseemos, pues, que las heridas de este nuevo año nos enseñen, y que sus placeres sean intensos y nos dejen marcas. Y que sigamos nuestro viaje por el mar interior de Julio Verne, hasta alcanzar la Itaca de nuestro corazón.

C2

jueves, 24 de diciembre de 2015

"¡Lindos pegasos, caballitos de madera!" (A. Machado). Así fue todo, un gran giro para acabar de nuevo en la taquilla de los billetes.

Pasan los años, y los caballitos de madera, repintados, casi nuevos, vuelven a acoger a sus nuevos jinetes, mientras el frío y las luces de la noche, brillantes e iluminando los recuerdos, nos cuentan de sus vueltas iguales e infinitas.

C2

martes, 15 de diciembre de 2015

La realidad es un mercurio que es a la vez espejo y terreno oscuro de sueños y piel.

Ni aire que nos empuje a volar, ni agua que nos permita nadar. La realidad, a veces, es un limo  que se pega a nuestra piel y que tapona nuestros ojos y oídos. Donde hundirse lentamente, dejando sólo burbujas en la superficie, Pero, atención, también es rayo que abre la noche y nos muestra el origen de las estrellas, mientras escuchamos los gritos nocturnos de los animales del zoo, o vemos las huellas de las playas en invierno. Y el bosque, entonces, tendrá una mineral cuna de Judas para el deseo final.

C2

miércoles, 2 de diciembre de 2015

"En el amor nunca puede haber calma", dirá Proust ante el mar color de vino de Homero.

Y sin embargo esa detención del tiempo que sienten los amantes, esa esfera de cristal del cuadro de El Bosco donde permanecen, produce una sensación única, la de la inmortalidad, que al fin, como sabían los dioses griegos, no consiste más que en el poder de detener el tiempo ese segundo que simboliza la eternidad.

C2

sábado, 21 de noviembre de 2015

"Habrá tiempo, habrá tiempo/ tiempo para ti y tiempo para mí". Eliot

En la playa, ante nuestros ojos, las dos valvas todavía siguen sujetas, como si los pequeños milagros pudieran existir, allí, en la arena, para nosotros. La vieja pluma abre su interior y llegamos a pensar que nuestra vida no se describe con tinta, sino que se escribe con la sangre de nuestros deseos más secretos". 

C2

miércoles, 4 de noviembre de 2015

"Es el fuego que vuelve a alzarse con su condenado". Rimbaud

Abro la Obra completa de Rimbaud, y elijo la primera línea que veo. Así como los antiguos ejecutores escogían la frase que definía la condena del procesado. Pertenece a "Una temporada en el Infierno". ("C´est le feu qui se relève avec son dammé").

lunes, 2 de noviembre de 2015

Hay días que son como sombras que iluminan sombras, asi bajo la luz del corazón.


 (Nunca elegimos a nuestro amor. A. Machado)

 
Los dedos imitan una figura que camina sobre la arena

y deja pequeñas huellas como un ejército en su huída.

Pero no es el desierto lo que busca la mano,

y así indagará en el agua y en la compacta tierra,

pero de nada le servirán los consejos del estratega chino.

Arena, agua y tierra serán finalmente formas de su sueño,

del que despierta cada mañana sin más memoria que

la de un dolor que crece como un rosal de días locos.

Y yo ahora te pregunto sobre las palabras del poeta:

¿Cuál es el sentido de la elección?

¿Quién entierra nuestro deseo?

¿Para qué ahogamos la sombra de nuestro cuerpo?

¿Nos cubrirán las dunas en un oasis de palmeras acorazonadas?

Dime alguna vez la palabra salvadora,

aunque tal vez tú no existes, y como la tierra, la arena o el agua

eres sólo aquello que mi mano

imaginó acariciar en un tiempo siempre

viajero hacia un hotel de Ginebra,

allí donde el fervor de las Alicias

canta canciones vulgares

en los días ya olvidados de mi corazón.
 
C2

sábado, 10 de octubre de 2015

Al final del Imperio, las princesas del exilio transforman nuestra vida en las Mil y una Noches.

Buscamos en la piel el mapa de la Isla del Tesoro. Pero el cuerpo puede ser la muralla china de K., que necesita pájaros y palabras que vuelen sobre ella, para comunicar a constructores e invasores. Y así. la Alicia Messalina construye día a día alas y puentes de palabras y sensaciones, que atraviesan el océano de los deseos y del futuro.

C2

domingo, 27 de septiembre de 2015

"Esa mujer que pasa...fragmentaria y fugitiva" (Proust). Y así, el sonido de las cadenas en mi pasillo, y el pie que se dobla siguiendo una orden.

Buscaremos el tiempo perdido hasta hacerlo recobrado, indagaremos en el jardín de Alicia hasta que la partida de ajedrez resulte finalmente ganadora, encontraremos la salida del laberinto allí donde el Minotauro se disuelva con la luz.

C2

lunes, 24 de agosto de 2015

La mano en la pared y el peluche que retorna a mostrar el camino del deseo.

La piel caliente toma color, arde, y el añil de los días nos hace, como caballos salvajes, adelantar la gloria del imperio, donde ella queda agotada tras los ritos. Y así, casi inmóvil, me muestra en sus gemidos la proximidad del orgasmos ordenado y salvador.

viernes, 14 de agosto de 2015

Así, la esclava se ofrece al deseo de Gor, como quien se entrega al sueño de la piel y la carne.

La mano es "como el solitario pájaro marino que despliega las alas posado sobre la estaca" (V. Woolf), y así en las mañanas del deseo, ella se entrega al vuelo en el bosque de dolor y placer que yo dibujo a su alrededor, más allá de las Montañas de la Luna.  

C2

martes, 21 de julio de 2015

Habíamos buscado una puerta para entrar, pero nos enseñaron la salida. Ahora, paseamos por las afueras de la puerta.

Quizá es el momento, aquel momento como decía Kafka, cuando el hombre que ha derrumbado su casa y cree que puede construir otra nueva con sus restos, se da cuenta de la verdad, la acepta, y empieza a bailar sobre las ruinas. Bailemos, al fin!!     C2

sábado, 6 de junio de 2015

Un año después: "Y así, obedientes al viento común, demasiado extraños el uno al otro para dejar de entendernos". Eliot

El hueco que queda deja de ser hueco cuando la presencia ausente ya no está. Porque la ausencia es presencia cuando así lo deseamos en el corazón, y en el momento en que memoria y deseo se unen en las raíces vivas y oscuras que alimentan la tierra imaginada.

C2

sábado, 16 de mayo de 2015

Nada está en su lugar, pero quizá es así como queríamos las cosas desde un principio.

Hay días felices, pero no porque en ellos se realicen nuestros sueños o ilusiones, no, no precisamente por eso, sino porque una luz de piedad por nosotros mismos ilumina nuestro paisaje, y nos hace comprender que estamos en el camino que nosotros mismos hemos elegido. Así.

C2

lunes, 11 de mayo de 2015

Más allá de las Alicias de las ciudades de Wenders, he conocido ángeles de alas oscuras que me dieron el cristal de su alma y el azogue de sus espejos en la piel.

Hace muchos, muchos años, publiqué un libro de relatos con una dedicatoria: "A las Princesas y al Olvido". Lo primero lo tuve; lo segundo, jamás. En mi puerto ellas cambiaron las velas, y en los brazos de otros ganaron la corona de Reinas. Pero así, de este modo, el destino  me otorgó el reino de la Libertad en la Mar Océana, no sin crueldad. 

C2

viernes, 1 de mayo de 2015

Un lirio, casi enterrado por la maleza, nos habla una tarde del invencible poder del destino.

Un año más tarde creemos encontrar la respuesta. En realidad era fácil, pero era la respuesta para otra persona, no para mí. La que precisamente no era la respuesta, esa es la que elegí. Pero es que esa respuesta, la que no era, era precisamente la mía. Y ahora, por un instante, sonrío pensando en aquel hombre del que hablaba Kafka bailando sobre las ruinas.  C2

sábado, 21 de marzo de 2015

¿Donde está la escalera y la puerta donde ella espera las tardes de luz y las noches de sombra y piel?

Casas donde hemos sujetado a los cuerpos como a navíos a punto de hundirse. Escaleras en las que hemos visto siluetas de cuerpos abandonarse a la nada. Habitaciones que hemos compartido con el palpitar de la sangre y esas miradas que justifican el vacío eterno de la vida.

C2

sábado, 28 de febrero de 2015

Se van los febreros trayendo pieles, llamadas y los días nuevos que anuncian el nuevo año.

Doblamos el pie e imaginamos que el río fluye hacia nosotros en esa forma doblegada, trayendo las crecidas de todos los Nilos de nuestro cuerpo. Y así, en este gesto, reconocemos la amplia sonrisa del destino.  C2

martes, 3 de febrero de 2015

Permanecen así, casi juntos, en el Lago de los paseos y los encuentros, y los recuerdos de las princesas huidas.

Sería seguramente fácil que estos lanchones se aproximaran más, casi encajar uno en otro. Pero resulta que no es posible, y entonces permanecen así, tocándose, próximos, mientras las hojas caídas los van uniendo con un puente fugaz y a la vez eterno.


C2

sábado, 10 de enero de 2015

Quizá unas palabras de Baudelaire sobre ella, mientras mis dedos se hunden en su cuerpo.

Charles escribe "La Beatrice", y finaliza el poema con el verso "et leur versait parfois quelque sale caresse". Porque así así es la realidad, donde las princesas de Bizancio descienden por la noche los escalones estrechos de las flores del mal, lentamente, abriendo los brazos para esconder el corazón.

C2

domingo, 4 de enero de 2015

¿Lograremos por fin sepultar este resplandor/ en medio de la luna y de los animales/ que nunca se impacientan? (André Frénaud)

De repente, aquí nos encontramos, solos, bajo las sombras de los árboles de este invierno de 2015, y  así, sin nada que ganar o que perder, sin meditar ningún movimiento, ninguna culpa o acierto, respiramos el aire que se aproxima al mediodía, y libres, al fin, saludamos a la ciudad que así ganamos.

C2

domingo, 21 de diciembre de 2014

"Esta entrada era solamente para ti" ("Ante la Ley", F. Kafka).

Dime si te has cortado las manos y éstas se han convertido en llamadores ante la puerta donde se establecen los cuerpos, vigilando al Guardián? Dime si el bronce es el mismo con el que hacemos los recuerdos de la niñez o con el que se construyeron los guerreros eternos de la mitología griega?


C2

sábado, 13 de diciembre de 2014

Días de invierno.

Como subir a lo alto de una montaña, quitarse la ropa, y permanecer desnudo ante el viento y el frío, viendo abajo el valle sumergirse en la oscuridad de la noche. 

C2