sábado, 14 de mayo de 2016

Quizá la única isla del tesoro sea uno mismo, allí donde están las playas de la memoria y las huellas de las personas amadas

Quedan tus huellas sobre la playa. Tomas mi imagen. Parece que va a llover y el mar te atrae, y quieres acercarte a él, pero antes está la fotografía de quien revuelve la arena con los pies. Y así, luego, la cámara se convierte en mi mirada que te sigue, que continua tu camino, tan sin prisas que parece que no andas, que te deslizas como una ola por mi vida

C2