domingo, 7 de febrero de 2016

Cuando Alicia despertó, tras su viaje por el mundo subterráneo, vio que delante de ella estaba el horizonte

Hay un momento en que nos encontramos ante el abismo. Pero, atención, luego vemos un puente de tablas que une las dos orillas, y poco a poco vamos avanzando por él. Y sabemos que los jardines nocturnos, las piscinas del deseo, los bosques y sus rituales, son el sendero que el destino nos ofrece para alcanzar los reinos de Argantonio y sus barcos, con sus cargas de plata como piel en la noche, rumbo hacia la Roma consular.   C2