jueves, 17 de marzo de 2016

Alicia frente al mar. (para C.F frente a su mar)


 

 
Hay una caracola en la playa, y Alicia está frente al mar,

y ella se pregunta si son lágrimas o son olas,

de esas que siempre han movido su vida,

de un lado para otro, y que han dejado

su piel marcada y sus ojos llenos de recuerdos

que a veces le duelen como balas de plata en el corazón.

 

Allí, junto a  los baluartes que vencieron a Drake,

Alicia se interroga, mueve sus pies sobre la arena,

siente las cadenas que atan sus tobilleras, y recuerda

habitaciones llenas de luz y de deseo,

cuando el placer se une al dolor y escriben unidos en la piel.

 

Porque Alicia siempre está frente al mar,

con el mapa de la isla del tesoro en su mano,

y envuelta en la bandera de sus sueños,

recordando el día en que eligió la libertad

y esa jaula que tiene siempre, siempre, la puerta abierta al mar.

C2