martes, 15 de diciembre de 2015

La realidad es un mercurio que es a la vez espejo y terreno oscuro de sueños y piel.

Ni aire que nos empuje a volar, ni agua que nos permita nadar. La realidad, a veces, es un limo  que se pega a nuestra piel y que tapona nuestros ojos y oídos. Donde hundirse lentamente, dejando sólo burbujas en la superficie, Pero, atención, también es rayo que abre la noche y nos muestra el origen de las estrellas, mientras escuchamos los gritos nocturnos de los animales del zoo, o vemos las huellas de las playas en invierno. Y el bosque, entonces, tendrá una mineral cuna de Judas para el deseo final.

C2