jueves, 24 de diciembre de 2015

"¡Lindos pegasos, caballitos de madera!" (A. Machado). Así fue todo, un gran giro para acabar de nuevo en la taquilla de los billetes.

Pasan los años, y los caballitos de madera, repintados, casi nuevos, vuelven a acoger a sus nuevos jinetes, mientras el frío y las luces de la noche, brillantes e iluminando los recuerdos, nos cuentan de sus vueltas iguales e infinitas.

C2