martes, 26 de julio de 2011

El camino de Itaca quizá acaba en Alejandría (P.Z)

De un poema a otro. Quizá el recuerdo de aquella flor en la solapa y el libro que llevé de Conrad. ¿Todo previsible? Elegir entre la casita de la costa y el recuerdo de los tifones, o, tal vez, la botella de ron y la Isla de los Piratas. Pero, nosotros, elegimos a aquel general del que habló Borges o el "beau geste" de la última Legión o los escasos jinetes que cruzaron, al fin, las puertas de Alejandría.

C2

2 comentarios:

attella{C2} dijo...

Amo aamado, le he dejado un regalito en mi rincón..


besos de su kajira

CONSUL2 dijo...

Lo acabo de ver. Gracias, mi kajira, siempre tan próxima, también en mi rincón...

C2