lunes, 22 de octubre de 2012

En tiempos de confusión, retírate al castillo interior: placeres y dolores déjalos fuera en ese exterior que nunca te pertenecerá

Así, observamos ese exterior perfecto, pero que seguramente perecerá mañana o pasado, Y de este modo, si lo miramos bien, tendremos una doble enseñanza, que en la juventud parece contradictoria: la perfección del segundo que pasa, pero también su destino de cambio, destrucción y olvido. Con la ceniza de Paracelso en la mano, aprendemos el significado de las Itacas.

C2

2 comentarios:

luna azul dijo...

gracias por Las Palabras Señor y por las foto de la rosa

Bella dijo...

Solo a veces me gustaría por una vez poder mirar las cosas desde el exterior a ver si solo así por fin puedo aprender a mirar las cosas desde otra perspectiva... Solo que no se como hacerlo, nunca me lo enseñaron. Mis saludos y respetos Señor. Linda la Flor
bella.