viernes, 7 de diciembre de 2012

El invierno se asoma a mi balcón y el lilo tiene diminutas yemas. Y persevera la rosa amarilla.

Días donde la realidad es externa a nosotros. Que apenas surge como un incipiente anuncio de otras estaciones y que a veces adquiere la forma de los recuerdos o de los sueños cuando nos despertamos y todavía, durante un tiempo breve, los reconocemos como recuerdos o sueños, deseados y temidos.

C2

1 comentario:

attella{C2} dijo...

Amo sus flores Amo, quisiera ser una de ellas, adornar callada Su ventana, recibir su mirada, sentir el agua como regalo a mis hojitas estremecidas....


besos de Su kajira