martes, 19 de febrero de 2013

Las diversas formas del dolor y del placer o el número 44 de "El Álbum de Alice".


No es cierto que no cambien las montañas en la tierra

ni las estrellas en el cielo,

el pájaro que nos devora el estómago

viene con sus ojos de carbunclo

a anunciarnos la enfermedad del tiempo.

 

 
Dime por qué han vuelto a poner la gasa en el Templo de Jerusalén,

por qué las cosas cambian sin gritar ni rebelarse,

o por qué los puñales tienen tantas formas

de introducirse bajo nuestras uñas.

 

 
El mirlo, las rosas de abril y los perros abandonados

pintarán las paredes de escarlata

y nuestros sueños tendrán el color de los lirios de Eliot

o de la lluvia cuando se confunde con las lágrimas.
 
 
C2

 

1 comentario:

attella{C2} dijo...

y fue tan maravilloso y significativa ese momento Amo...lo adoro con todo mi corazón


un besito de Su kajira